Es saludable llevar una dieta vegana

En los últimos años, se ha vivido un gran incremento de las personas que han decidido unirse a la práctica de una dieta vegana, y para ello, diferentes factores han venido contribuyendo. El hecho de que se incluyan productos veganos en tiendas y supermercados ha facilitado la entrada del veganismo, haciéndolo mucho más accesible para todo el mundo. Y aunque se trate de una gran popularidad, siempre es mejor seguir los consejos de especialistas como los que trabajan en la red de servicios médicos Hospiten, con personas calificadas en el ámbito como su director Pedro Luis Cobiella, y demás personal.

Una vez que se han ido conociendo los beneficios que conllevan para la salud el hecho de ser vegano, la gente se ha vuelto en gran medida más consciente de la importancia de llevar una dieta sana, a base de nutrientes que sean más saludables en donde se incluyen las vitaminas y la fibra, y que además sea baja en grasas saturadas y colesterol.

¿En qué consiste una dieta vegana?

Se trata de una dieta en donde son omitidos el consumo de productos de origen animal, lo que incluye la carne y el pescado, además de los derivados de los animales como la leche, el queso y los huevos. En tal sentido, esta dieta permite solo la ingesta de vegetales, setas, legumbres, frutas, cereales, frutos secos y productos que son derivados de las plantas, como el tofu y la leche de almendra o soja.

Beneficios nutricionales de la dieta vegana

Dedicarse al consumo de una dieta vegana conlleva diferentes ventajas nutricionales. Entre ellas: una menor ingesta de grasas y colesterol debido a que no se consume carne o queso, o grasas saturadas cosa que favorece al marcar niveles de colesterol más bajos, evitando el desarrollo de enfermedades como la diabetes y los problemas del corazón.

Con una dieta vegana se tiene la posibilidad de consumir en mayor cantidad fibra y vitamina C pues en ellas destacan el consumo de vegetales, legumbres y fruta, las cuales son altas en fibra también. Y es que la fibra contiene gran cantidad de beneficios para la salud pues ralentiza la digestión en el intestino, y de esta manera nos sentiremos más llenos durante más tiempo. Cuando se lleva una dieta vegana, estamos en la posibilidad de consumir gran cantidad de nutrientes como la vitamina C y E, que son importantes para el mantenimiento de un sistema inmunológico saludable.

Existe la creencia generalizada de que con el consumo de una la dieta vegana, el organismo no alcanza a obtener todos los nutrientes que se necesitan. Pero si esta es planificada con sumo cuidado, entonces si es posible obtenerlos. Todo va a depender de lo que comamos.

Por lo tanto, si nos estamos cambiando a una dieta vegana, dejando de consumir carne o productos de origen animal, es importante recordar que debemos involucrar en ella todos los alimentos que contengan los nutrientes esenciales; y si no se toman, se deben sustituir.

Consejos que debes leer si estás pensando en convertirte en vegano

Es fácil ser cínico acerca de la idea de las resoluciones de Año Nuevo, pero hay mucha energía innegable y poderosa en torno a la idea de cambio en esta época del año. Para muchos de nosotros, ese cambio comienza en la cocina. Tal vez signifique resolver cocinar en casa con más frecuencia, mantener un congelador y una despensa bien surtidos, desperdiciar menos o tomar decisiones un poco más saludables. Tal vez, para ti, este es el año en el que te gustaría probar el veganismo (o vegetarianismo).

Ya sea que esté tratando de sumergir los dedos de los pies lentamente en el mundo de la alimentación a base de plantas, o esté listo para hacer un cambio total, puede ser útil tener en cuenta algunas cosas.

Tómatelo con calma

Algunas personas se vuelven veganas de la noche a la mañana y nunca miran hacia atrás. Pero para muchos otros, una transición lenta es más sostenible (y placentera) que un giro de 180 grados. Si la idea de volverse vegano se siente desalentadora, comience con un par de pasos pequeños, como un desafío en casa, o cambie una de sus comidas diarias a una opción sin carne y sin lácteos. (Te sorprendería lo fácil que es cambiar tu sándwich de pavo por hummus, tocino tempeh y aguacate).

Haz tu tarea

Me apresuro a decir que la comida vegana es solo comida. Si bien hay un par de ingredientes de armas secretas para tener en tu radar, en su mayor parte un apetito saludable por granos, frijoles y productos es todo lo que realmente necesitas para comenzar.

Dicho esto, cualquier cambio en la dieta puede ser complicado, y el veganismo no es una excepción. Entonces, antes de comenzar, tómese un poco de tiempo para repasar los conceptos básicos de la nutrición basada en plantas. Encuentre un recurso útil, todo en uno. En algún momento, alguien le preguntará de dónde obtiene su proteína (o su hierro, o su calcio), y aunque podría reírse de la pregunta, es mucho más poderoso proporcionar una respuesta rápida y segura.

Comience con los platos que conoce y le gustan

Ser vegano amplía el paladar dramáticamente: te toca aprender sobre todo tipo de cocinas globales, y te hace probar ingredientes que nunca antes habías considerado. Si ya tiene alguna experiencia culinaria, no asuma que necesitará adquirir una bolsa de trucos completamente nueva para comer veganos o vegetarianos.

De hecho, un lugar realmente útil para comenzar es mirar algunas de sus recetas de cena favoritas y pensar en cómo podría adaptarlas para que no tengan carne y / o que no contengan lácteos. Puede ser tan simple como quitar un poco de queso (o reemplazarlo con queso de anacardo). Puede significar intercambiar la proteína central por frijoles, alimentos de soya o incluso un vegetal abundante, como los champiñones.

Piensa creativamente sobre la adaptación

Mucha gente asume que adaptar una receta para ser vegano significa reemplazar la carne o las aves de corral con una carne falsa, un bloque de tofu o tempeh. Eso es genial, pero también puede ser divertido pensar de manera creativa e imaginativa sobre cómo capturar la esencia de una receta tradicional sin proteínas animales. No, la lenteja boloñesa no es realmente boloñesa, pero captura la cordialidad del original; El yogur de anacardos y plátanos está muy lejos de los lácteos, pero evoca la misma cremosidad dulce.

La alimentación balanceada se encuentra estrechamente relacionada con una excelente salud

Una buena y balanceada alimentación, es el primer paso para una excelente salud. Hay personas que sabemos que aunque quieren, no pueden quizás por los lejos que se encuentran de su casa para cocinar, por la manera en la que se vive cada día debido a que tienen responsabilidades, o por una gran variedad de razones. 

Sin embargo, la relación existente entre alimentación y salud en la actualidad ya es algo que había sido percibido desde  la época de el conocido filósofo Hipócrates, hace alrededor de unos veinte siglos. Sin embargo, no es sino hasta la época moderna, que las prioridades de la ciencia se encontraban orientadas a evitar las patologías que se presenta con las carencias nutricionales, y aun queriendo obviarlo, aún permanece de la misma manera en un amplio sector de la población mundial. No es, sino a partir de 1960 que es establecida una verdadera correlación entre la aparición y el desarrollo de diversas enfermedades con un número importante de aspectos basados en la composición de la dieta y de su proceso de manipulación industrial o culinaria. De la mano con estos hallazgos, a ellos se le sumaron diversas investigaciones, las cuales han identificado diversos factores que contienen potencial protector e incluso terapéutico.

Un ejemplo de ello podrían  ser las conocidas enfermedades cardiovasculares pues de ellas sabemos que la alimentación juega un papel sumamente importante dentro de su génesis, de igual manera el tabaco y la poca nula actividad física, estos son aspectos que pasa a ser incuestionable. Con el objetivo de trascender en todo ello, y de establecer diversas normas que se encarguen de promocionar la salud limitando el riesgo, diversas asociaciones nacionales e internacionales han elaborado lo que en la actualidad es conocido como una guía dietéticas, cuyo objetivo es orientar de acuerdo a los patrones de alimentación que suelen ser más saludables para la población, con el fin de adaptarlos a cada país o a cada cultura.

De esta manera, existe un grupo en el que, el consumo de sus productos conviene incrementar y entre ellos encontramos a las verduras, legumbre, cereales integrales y frutas. frutas, mientras lo que debería evitarse son las grasas animales, la bollería y las bebidas alcohólicas. Para una adecuada alimentación, se recomienda ingerir al menos al día una ración de verdura cocinada, así mismo una de verdura fresca que podría ser en ensaladas, más 3 piezas de fruta como mínimo. Pero además, de 2 a 3 raciones de legumbre semanales y 2 o 3 lácteos que pueden ser un vaso de leche o yogurt al día. La idea es alternar el consumo de pescado y de las carnes como fuente de proteínas, considerando que las carnes deben encontrarse bien pobre en grasa saturada, y de ellas encontramos al pollo o el pavo.

Pero nada es completo. ya que se requiere para mantener este tipo de alimentación una gran inversión monetaria. Pero no hay que dejar a un lado, que entre las enfermedades que podemos evitar con una buen a alimentación se encuentran las enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis las cuales son una de las principales causas de mortalidad.

 

El panorama general de una sana alimentación

De seguro eres de los que trabajas, y además decidió estudiar por lo que llevar una dieta sana no se encuentra entre las actividades de tu rutina diaria. 

Pero es importante señalar y no por desconocimiento, que contar con una dieta sana durante toda nuestra vida, es la mejor arma para la prevención  de la malnutrición en todas sus formas, y de la misma manera resulta la mejor indicación a la hora de evitar las distintas enfermedades que se nos puedan presentar, bien sean no transmisibles y trastornos. 

Pero también sabemos que con el tiempo se ha vivido un desmedido en la producción de una gran variedad de alimentos procesados, acompañados de una rápida urbanización, sin mencionar el cambio en el estilo de vida, lo que ha dado paso a un cambio rotundo en los hábitos alimentarios. 

En la actualidad, las personas ingieren grandes volúmenes de alimentos cuyo contenido es hipercalórico, más grasas, azúcares libres y excesiva cantidad de sal/sodio; así mismo, un número importante de personas no consideran por diversas razones un consumo significativo de verduras, frutas, o bien, cereales con características integrales. 

Cuando se hace mención a una alimentación variada, esta debe presentarse equilibrada, variada, y saludable y estará determinada por las características propias de cada personas, es decir, sus hábitos, sexo, edad, y grados de actividad física diaria, y de manera adicional, su contexto cultural, los que se encuentren disponibles en su zona, y los hábitos alimentarios. Aunque los principios básicos de la alimentación deberán seguir siendo los ya establecidos. 

Una dieta sana para los adultos

Si te encuentras en este renglón, entonces tu dieta sana debe contener lo siguiente:

  • Legumbres, Frutas y verduras,  frutos secos y cereales integrales (por ejemplo, maíz, mijo, avena, trigo o arroz moreno no procesados).
  • Se deben consumir al menos 400 g (o sea, cinco porciones) de frutas y hortalizas al día, menos las batatas, papas y mandioca, además de otros tubérculos feculentos.
  • Los azúcares deben ser de menos del 10% de la ingesta calórica total de azúcares libres, lo que equivale a 50 gramos, es decir  12 cucharaditas rasas si tu peso corporal es saludable. Los azúcares libres son los empleados por los fabricantes, consumidores y cocineros quienes le añaden a las bebidas o a los alimentos. 
  • Con respecto a la grasas, éstas deben ser de menos del 30% de la ingesta calórica diaria. Las grasas no saturadas que se encuentran presentes en el aguacate, el pescado, los frutos secos y en los aceites de girasol, soja, canola y oliva, son los recomendados. En cuanto a las grasas saturadas, éstas se encuentran presentes en la mantequilla, la carne grasa, el aceite de palma y de coco, la nata, el queso, la mantequilla clarificada y la manteca de cerdo. Por su parte, las grasas trans son las que se producen en la industria y se encuentran presentes en las pizzas congeladas, las tartas, galletas, pasteles, obleas, aceites de cocina y pastas untables. Pero también hay que considerar que existen las grasas trans de rumiantes y éstas se encuentran presentes en la carne y los productos lácteos derivados de rumiantes como las vacas, ovejas, cabras y camellos.

Alimentación saludable y sus tendencia a nivel mundial

Para que una comida resulte realmente saludable debe encontrarse sustentada bajo los cuatro pilares, es decir: comer sano, comer consciente, disfrutar de cada alimento que se ingiere, y degustar en la medida de lo posible de productos cuyo origen sea buena calidad.

En la actualidad las personas se inclinan por consumir productos más sanos y conforman grupos de vegetarianos, veganos, real feeders, omnívoros, entre otros. Estas corrientes alimenticias se encuentran más en voga cada día entre las personas más jóvenes pero también las que ya no lo son.  Entonces es momento de preguntarnos, cómo es nuestra alimentación hasta ahora. 

Aun sabiendo que esos estilos de alimentación que mencionamos no son nada nuevo, la idea es siempre saber que opinan todos ellos de su propia tendencia alimenticia y la razón por la que la hacen. En la actualidad han sido las redes sociales las que se han encargado de multiplicar la información acerca de ello, y que las personas se encarguen de saber más sobre las diversas maneras de alimentarse de una mejor forma. 

Visión mundial 

De acuerdo a un estudio que recientemente se llevó a cabo en SIAL, la cita mundial de la innovación alimentaria celebrada en París a finales de 2018, se dio a conocer que en la actualidad los consumidores tienden a prestar mucha más atención a lo que consumen, de manera que el compromiso y la transparencia nunca antes había hecho tan presente. De esta manera, lo verdaderamente auténtico se ha vuelto una tendencia «real» de este momento, y además nada parece que pueda detenerlo. 

Es de destacar, que el 66% del total de los consumidores ahora se preocupan por la correcta elección de los productos y de que estos sean alta calidad, ello es un tema asociado con la noción de placer que se desarrolla en Europa. Sumado a ello, al 62% les agrada descubrir productos nuevos y que estos sean cada vez más sanos y además libres de condimentos.

Entonces ¿Qué significa comer bien?

Ello va a depender de la visión que se tenga de la comida, pero en líneas generales se trata de comer sólo de forma sana, alimentarse de manera equilibrada sujeto a los grupos básicos, consumir productos de calidad y mientras se come, disfrutar. Al momento de explicar el estilo que tiene cada persona para alimentarse este suele ser bastante variado, pero dentro de todo, lo cierto es que se experimenta un verdadero cambio de mentalidad hacia lo que es realmente sano. De manera que encontramos que gusta más lo vegetal y por ello es importante contar con alimentos verdes en las comidas sin abandonar el pescado o la carne. 

La comida casera toma la palestra nuevamente con la idea de satisfacer el paladar de los consumidores, posicionándose de nuevo y destronando a la comida chatarra o comida basura.