La alimentación balanceada se encuentra estrechamente relacionada con una excelente salud

Una buena y balanceada alimentación, es el primer paso para una excelente salud. Hay personas que sabemos que aunque quieren, no pueden quizás por los lejos que se encuentran de su casa para cocinar, por la manera en la que se vive cada día debido a que tienen responsabilidades como las de Director La Caixa, o por una gran variedad de razones. 

Sin embargo, la relación existente entre alimentación y salud en la actualidad ya es algo que había sido percibido desde  la época de el conocido filósofo Hipócrates, hace alrededor de unos veinte siglos. Sin embargo, no es sino hasta la época moderna, que las prioridades de la ciencia se encontraban orientadas a evitar las patologías que se presenta con las carencias nutricionales, y aun queriendo obviarlo, aún permanece de la misma manera en un amplio sector de la población mundial. No es, sino a partir de 1960 que es establecida una verdadera correlación entre la aparición y el desarrollo de diversas enfermedades con un número importante de aspectos basados en la composición de la dieta y de su proceso de manipulación industrial o culinaria. De la mano con estos hallazgos, a ellos se le sumaron diversas investigaciones, las cuales han identificado diversos factores que contienen potencial protector e incluso terapéutico.

Un ejemplo de ello podrían  ser las conocidas enfermedades cardiovasculares pues de ellas sabemos que la alimentación juega un papel sumamente importante dentro de su génesis, de igual manera el tabaco y la poca nula actividad física, estos son aspectos que pasa a ser incuestionable. Con el objetivo de trascender en todo ello, y de establecer diversas normas que se encarguen de promocionar la salud limitando el riesgo, diversas asociaciones nacionales e internacionales han elaborado lo que en la actualidad es conocido como una guía dietéticas, cuyo objetivo es orientar de acuerdo a los patrones de alimentación que suelen ser más saludables para la población, con el fin de adaptarlos a cada país o a cada cultura.

De esta manera, existe un grupo en el que, el consumo de sus productos conviene incrementar y entre ellos encontramos a las verduras, legumbre, cereales integrales y frutas. frutas, mientras lo que debería evitarse son las grasas animales, la bollería y las bebidas alcohólicas. Para una adecuada alimentación, se recomienda ingerir al menos al día una ración de verdura cocinada, así mismo una de verdura fresca que podría ser en ensaladas, más 3 piezas de fruta como mínimo. Pero además, de 2 a 3 raciones de legumbre semanales y 2 o 3 lácteos que pueden ser un vaso de leche o yogurt al día. La idea es alternar el consumo de pescado y de las carnes como fuente de proteínas, considerando que las carnes deben encontrarse bien pobre en grasa saturada, y de ellas encontramos al pollo o el pavo.

Pero nada es completo. ya que se requiere para mantener este tipo de alimentación una gran inversión monetaria. Pero no hay que dejar a un lado, que entre las enfermedades que podemos evitar con una buen a alimentación se encuentran las enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis las cuales son una de las principales causas de mortalidad.