La lonchera escolar balanceada

Las comidas para grupos escolares es una de las principales preocupaciones de los padres al momento de que inicia cada año escolar. Se sabe que la niñez es la primera etapa del desarrollo físico, mental y social de toda persona, por lo tanto en esta etapa el papel de una buena alimentación es fundamental, ya que es importante que los niños adquieran los nutrientes necesarios que le permitirán poder alcanzar un desarrollo óptimo en especial en la etapa escolar. 

Sin embargo, se ha demostrado que uno de los errores más comunes que suelen cometer los padres es el considerar la lonchera como un pequeño refrigerio, dejando de prestarle atención a los valores nutricionales y el impacto que genera en los niños. En la mayoría de las veces, la lonchera esta compuesta a base de dulces, bebidas azucaradas y paquetes de frituras que son del gusto de los pequeños pero que poseen ningún balance nutricional. 

Por lo tanto es de vital importancia, que este tipo de errores sean analizados y entendidos por los adultos y sobre todo que hagan conciencia que la lonchera escolar es un complemento de la alimentación diaria de un niño.

Lo que debe tenerse en cuenta

Toda lonchera escolar debe estar compuesta de alimentos balanceados de los siguientes grupos: carbohidratos, proteínas y frutas y verduras. A continuación un pequeño ejemplo de lo que se puede entender como una lonchera balanceada:

Carbohidrato: Se puede colocar una papa sancochada grande o dos medianas.

Proteína: Se puede colocar una porción de queso o jamón bajo en grasa.

Frutas: Se puede colocar una unidad de banana, o una porción de papaya o patilla picada. Bebida: Se puede colocar agua o zumo de fruta natural sin adición de azúcar. 

Lo importante es brindarle a los niños una merienda equilibrada, prestando atención a las normas higiénicas y la fecha de caducidad de los productos. Otro aspecto importante es la tabla calórica y el tipo de nutrientes que aporta cada comida. Y sin restarle importancia, si se incorporan frutas a la merienda las mismas deben estar en buen estado y ser jugosas.

Otras de las recomendaciones sugeridas por los especialista es la de evitar la incorporación de salsas y azúcares pues su aporte nutricional es nulo y por el contrario pueden tener un efecto no deseado. 

La importancia de una lonchera balanceada radica en que al estar bien alimentados los niños y consumir los nutrientes necesarios para su desarrollo físico y mental, se garantiza su proceso de aprendizaje y se logra en ellos niveles de actitud más positivos.

Recomendaciones generales para la alimentación de los niños

Como se ha descrito en líneas anteriores, lo que se busca en la preparación de las loncheras escolares es incorporar alimentos sanos, nutritivos y apetecibles para los niños, por lo que se recomienda: 

  • Consumir frutas, verduras y hortalizas.
  • Consumir leche y derivados de la misma.
  • Consumir proteínas de origen animal y vegetal.
  • Incluir legumbres,
  • Controlar el tamaño de las raciones
  • Evitar el exceso de sal.
  • Propiciar el consumo de agua como bebida principal.